La escuela


El Instituto Provincial de Arte “Jose Pedroni”, nace en nuestra provincia a fines del 83. En Mayo de 1984 comienza a funcionar en nuestra ciudad de Rosario a través de la Escuela Provincial de Teatro y la Escuela Provincial de Cine y Televisión. Su creación fue una profunda apuesta con la cual el estado provincial tomaba por primera vez bajo su responsabilidad primaria la formación sistemática de técnicos en el arte dramático y el área audiovisual.
Norberto Campos, fundador y primer director de la Escuela, llevó a la práctica este proyecto con una enorme convicción, y lo hizo con el sello de los que acarician durante años una preciosa idea en su imaginación, pero cuando la concretan, pueden dotarla de la fortaleza necesaria para que crezca, y se desarrolle a través de los años, mucho más allá de su fuerza primigenia… Es solo una de las deudas que nuestra ciudad en general, y nuestra actividad en particular, tienen con el legendario Mendieta hecho gestor, mandándose sin reparos a construir lo que otros ni siquiera se atreven a soñar…
Este largo camino de 25 años, a más de su propio derrotero, tiene una inscripción decisiva en el devenir del teatro de nuestra ciudad. Generaciones de teatristas hacedores egresados de la escuela circulan con su teatro, en muchas casos trascendiendo la frontera local, huella que nos enorgullece y a la vez nos llena de responsabilidad… No es posible pensar un teatro rosarino que no estuviera surcado por estos 25 años de escuela de teatro, de actores con formación sistemática, de grupos egresados y funcionando en autogestión, de salas fundadas con el sello del trabajo… Tampoco es posible no conmoverse ante la generosidad de aquellos hombres formados en el hacer teatral, sin más título que su práctica escénica y sin más metodología que una enorme pasión por el teatro; que pensaron el futuro fundando una escuela de actuación…
Los hombres provocan y la historia construye: pensar un espacio, y encontrarse con una esquina legendaria de Rosario, con su teatro sin nacer, y  tanto proyecto silenciado, parece mucha coincidencia para pensarlo de modo casual… Basta con elevar la mirada para pensar que es posible un encuentro trascendente entre:
Un enclave geográfico como La Tablada, que no pretende ser el centro de nada, sino periferia pura, a modo de borde, de continente…
Un proyecto cultural, colectivo, conocido en todo el país bajo el nombre de “la Vigil”, que sucumbió a la peor de las pesadillas hecha política de estado terrorista y represor…
El hueco de un teatro pergeniado por Saulo Benavente que con los años se hizo quizás el mejor espacio escénico de la ciudad, con ese mismo nombre…
Y una torre con las escuelas de arte pioneras en nuestra provincia…
Si ese encuentro es posible, tiene un nombre entrañable… Norberto Campos, porque la inclusión, la amalgama, lo colectivo, no son nunca casualidad, sino el resultado de una ética artística impecable…
Hoy el “IPA”, como se la conoce en el medio, transita su presente con muchos docentes que a la vez son egresados de la escuela: Claudia Capella, Dorys García, Marian Alfonso, Jorge Ferrucci, Diego Actis, Gustavo Di Pinto, Griselda García, Silvina Giro, Ramiro Sorrequieta, Gabriel Romanelli, Rodrigo Frías; acompañados de un par de sobrevivientes de la camada fundadora, Myriam Cubelos, Miguel Ángel Palma, y los que se fueron sumando con el correr de los primeros años: Eduardo Navarro, Quico Saggini, Alejandra Anselmo, Luis Fittipaldi, Gustavo Guirado, Hugo Cardozo, Lardy Vignoli, Mecha Nuñez; todos habitados de algún modo por la presencia de los que pasaron por su planta docente, y dejaron su impronta indeleble: Nelson Abaca, Mimi Ansaldi, Rody Bertol, Haydé Calzone, Cristina Corea, Miguel Ángel Daga, Claudio Danterre, David Edery, Miguel Fernandez, Enrique Gabenara, Silvina Gandini, Lilina Gioia, Chiqui Gonzalez, Liliana Herrero, Patricia Larguia, Luis Machin, Marcelo Mainini, Carlos Medina, Victoria Moreno Colazo, Quique Ocampo, Analia Ortiz, Rodolfo Pacheco, Francisco Pello, Juancho Perone, Diana Pesoa, Cristina Prates, Hugo Salguero, Carlos Schwaderer, Cristina Solis, Dante Taparelli, Alejandra Veglio.
25 años significan también pensarse en el futuro. Rosario hoy aparece madura de teatro en todos los sentidos: tres escuelas oficiales donde se enseñan las artes escénicas, ámbitos oficiales donde el teatro se programa en forma permanente, un circuito extenso de teatro independiente, teatristas de jerarquía esparcidos en todo el país y aún el ámbito internacional, producciones teatrales periódicas, de todos los géneros y estilos…  El recorrido nos demanda una reflexión, y nos genera una responsabilidad enorme: que significa en este aquí y ahora del teatro de nuestra región, la consolidación de una Escuela de Teatro. Que fue pensada para una realidad muy lejana en el tiempo, y a la vez co-gestora de un presente que nos interroga… Nos toca en esta hora intentar, al menos, una apuesta de la envergadura de la inicial. Tener el gesto generoso de los maestros que nos enseñaron a enseñar, la visión superlativa de los que pensaron en este futuro que no tenían, pero que deseaban para nosotros…
El estreno de Club de Caballeros es la consecución del proyecto de producción que lleva adelante nuestra escuela. Constituye además el paso inicial de una secuencia que tiene por objeto generar productos con la mayor elaboración posible. Se conjugan actores de una enorme trayectoria en nuestro medio, una dirección experimentada, un libro meritorio escrito en nuestra provincia, y la elaboración de un completo equipo de diseño de la escena, sello de nuestro presente. El germen lo esbozó Norberto, y en su mágica nomenclatura lo denominó Usina del Teatro… Esta es la huella elegida. Nuestro intento esforzado. Y nuestro desvelo más consecuente: ojalá dure otros 25 años, ojalá sea una huella tan profunda como la que nos legaron, ojalá sea una apuesta elogiable… Para que a los ojos de los que vengan nos hagamos merecedores de haber heredado este sueño y esta pasión por construir… Para que a los ojos de Norberto estemos intentando atrapar el pez de plata…
Miguel Ángel Palma – Rosario, 10 de septiembre de 2009.

https://www.facebook.com/escuelateatro

Los comentarios están cerrados.